lunes, 26 de junio de 2017

'Bull mountain', de Brian Panowich: épica y clásica, ambientada en las montañas de Virginia

    "La mayor parte de los caballeros que frecuentaban el Time-Out eran conductores de camiones pesados en las últimas tras una maratón de anfetas, o maridos obesos de algún condado que tratan de pasar desapercibidos con sus gorras de béisbol caladas... Un hatajo de fracasados y degenerados. El lugar olía siempre como el retrete de una gasolinera que hubiesen intentado limpiar con un cubo de perfume barato de Avon, y los cuerpos desaliñados de una decena de hombres grasientos sentados tras las mesas, rascándose y manoseando fajos de billetes de un dólar o es que ayudase".

    Es muy buena. Diferente. Te hace pensar. Es épica. E inesperada. Recorre tres generaciones de la familia Burroughs, auténticos dueños de un condado, en las montañas al norte de Georgia. A cada cual más inhumano y bestia. Asesinos, pendencieros y sin alma. Deberán pagar -o no- sus múltiples pecados.

    La descripción de la América profunda con su suciedad y oscuridad es perfecta. La trama, además, es de las mejores. No nos esperamos nada de lo que sucede. Todo es poderoso y brutal. Salvajismo en pleno siglo XXI.

    Es un libro que se devora. Que no deja indiferente a nadie. En el que se mezcla la sed de venganza con el tráfico de drogas, prostitución, FBI y un sheriff un tanto peculiar.

Personajes al borde del abismo

    Es una historia que se produce en el presente pero que bucea en tres, incluso cuatro generaciones, de la familia propietaria de una montaña con comportamientos más que animales.

    Los personajes son de carne y hueso, malos y buenos, pero sobre todo humanos y, por tanto, tocados por las más bajas pasiones, aunque algunos intenten escapar de la oscuridad, muy presente en todo el libro y dueña de la acción.

    Una novela total y negra, negrísima, con sabor a los clásicos de Hammett y Chandler. Imprescindible.